El Club Náutico de Camariñas formará parte de la Representación española en el "TITANIC II"

|

Nota de prensa de la FUNDACIÓN TITANIC :



EL “TITANIC II” ES CONTRUIDO, LLEVARÁ A BORDO UNA AMPLIA REPRESENTACIÓN ESPAÑOLA.

Andalucía, Cantabria, Cataluña, Euskadi y Galicia estarán a bordo del “Titanic II” si este nuevo proyecto llega a buen fin y puede navegar, como está previsto, en el año 2022.


Una vez más, el multimillonario australiano Clive Palmer anuncia que su proyecto de construir el “Titanic II”, a imagen y semejanza del “Titanic” original, será una realidad y saldrá del puerto inglés de Southampton, hacia Nueva York, el día 10 de abril del 2022, es decir, justo 110 años después que el “Titanic” original, llevando a bordo el mismo número de pasajeros y realizando la misma ruta.


Pero para que este nuevo “sueño” de Clive Palmer pueda cumplirse, tiene que “esquivar varios iceberg” que navegan, a la deriva, en su misma ruta.


El primer problema, y el más grave, es un problema técnico. Clive Palmer anunció en Londres, donde presentó los planos de la construcción, que el “Titanic II” sería construido en los astilleros estatales chinos “CSC Jinling” cuando, en realidad, estos astilleros nunca han construido un buque mayor de 180 metros de eslora, porque no tienen dique seco para ello y por ese motivo, las botaduras de los cascos de los buques que construyen se realizan “de costado”, cosa imposible para un casco como el “Titanic”, de 269 metros de eslora.


La Fundación Titanic se puso en contacto con “CSC Jinling” donde mostraron su extrañeza por la llamada, ya que ellos nunca han construido buques de pasajeros, ni pequeños, además manifestaron no saber nada de este proyecto del “Titanic II”.


Otros problemas que debe de resolver Palmer es el “político” con las autoridades chinas a quienes, en el año 2015, y por un problema de impuestos, insultó públicamente.


Pero, si, al final, el proyecto sale adelante, aunque se construya en otros astilleros o en otro país, haciendo posible que el “Titanic II” por fin se hace realidad y navega, como está previsto, en el 2022, a bordo del nuevo Titanic estará, ,además de los pasajeros que quieran, y puedan, comprarse un billete, una amplia representación española. Así lo acordaron en Londres, Clive Palmer y Jesús Ferreiro, presidente de la Fundación Titanic, de la que el multimillonario australiano es Patrono de Honor.


En las bodegas del “Titanic II” viajará, igual que lo hizo en el buque original en 1912, una caja de encajes de Camariñas, aunque esta vez será enviada por el Club Náutico de Camariñas, e irá destinada a los grandes almacenes “Macy´s Herald Square” de Nueva York. Estos grandes almacenes fueron creados por Isidor Strauss, que, junto a su esposa Ida Strauss, perdió la vida en el naufragio del “Titanic”.


En los restaurantes del “Titanic II” también se servirá el mismo champagne que se degustó en el “buque de los sueños”, de la famosa bodega francesa Henry Abelé, creada en el año 1775, bodega que en la actualidad es propiedad de la bodega española Freixenet.


Los lavabos de primera y segunda clase del “Titanic II” serán tan elegantes y funcionales como los del buque original, en realidad serán iguales, y fabricados por la firma internacional Bathco, empresa cántabra, que ya ha fabricado las copias de estos lavabos.


El “coche del Titanic” original, un Brush D24, fabricado en Detroit (EE.UU.) en el año 1909, y que ha sido restaurado en Astigarraga (Guipúzcoa) por los hermanos Mena, con la colaboración del Parque de las Ciencias de Granada, también viajará, en el previsto primer viaje del “Titanic II” , aunque esta vez hará en viaje de ida y vuelta, para regresar a la exposición “Titanic The Reconstruction” donde se expone actualmente.


Si todos los problemas se resuelven favorablemente, y no sucede como en 2012, 2015 y 2017, y el “Titanic II” esta vez se convierte, por fin, en una realidad, “el buque de los sueños” volverá a entusiasmar, y emocionar a millones de personas en todo el mundo.



Foto titanic clubnautico



   Cerca de 100.000 personas visitan la Exposición del Titanic en Catanhede (Portugal)